Pesquisar este blog

quarta-feira, 14 de julho de 2010

Un hombre no aprende mucho al ganar, aprende cuando pierde.

          El ganar es el resultado del esfuerzo o de la suerte. En el primer caso, es un premio a la perseverancia. En el segundo caso, es simple suerte. Realmente cuando se requiere esfuerzo es difícil ganar. Ese esfuerzo conlleva la aplicación de una serie de conocimientos basados en el estudio y la experiencia. Si hacemos uso de ello tenemos grandes ventajas para ganar.
          Pero la vida real nos demuestra que no se puede ganar siempre, especialmente en las áreas del desarrollo personal, familiar y sentimental.

           Esas áreas están muy poco desarrolladas en nuestra cultura. Por ello el perder suele ser el mejor aprendizaje. Créase o no, para alcanzar la madurez en el desarrollo de las relaciones personales, es bueno perder. Al perder aprendes qué estuvo mal en ti, a reconocer los errores propios y ajenos. Al aprender de tus reacciones, aprendes de tu misma vida. Conócete a ti mismo y estarás mas cerca de ser feliz.

            A veces la pérdida conlleva al sufrimiento y crees que perder es el mejor oportunidad para aprender a no aferrarte a nada ni nadie. Pero perder tambien es la mejor oportunidad para empezar a valorar lo que tienes y a aquellos que se interesan por ti.

          Cuando estás decidido a superar una pérdida y aprender de ello, logras volverte más consciente, mas amoroso, más agradecido de haber superado eso y tener la oportunidad de ser feliz otra vez.
           Es superar una pérdida lo que nos da la sabiduría de aprovechar esas oportunidades que la vida nos da para continuar y seguir adelante. No es justo pasar la vida lamentándose por lo perdido. Todo pasa.

           Y si bien a nadie le gusta perder, la vida sigue. Es más valoremos lo bueno que tenemos de tal manera que al amanecer de cada día sintamos que posiblemente estamos viviendo el último día de nuestras vidas. Y que cada día es una oportunidad para seguir adelante en todos los aspectos, tanto profesional, familiar o sentimentalmente.

           Siempre existe la esperanza de ser feliz . Y ese es el mejor motivo para seguir intentando. En fin, a todos nos gusta ganar, pero para ello debemos aprender a perder.

Nenhum comentário:

Postar um comentário